Respira


Vivimos dentro de una sociedad, en la que cada día son más las exigencias a las que estamos sometidos, tanto el área laboral como familiar suelen tornarse insoportables en algunos momentos, trayendo como consecuencia el estrés, lo que nos conduce a un estado de fatiga manifestado, a través de una serie de síntomas tanto físicos como psicológicos.

De esta forma, muchas veces somos aplastados por el peso de los deberes que debemos cumplir, entrando en un frenesí por cumplir a toda costa las demandas que se nos exigen; lo que no tomamos en cuenta son las consecuencias que estas presiones nos generan en nuestro cuerpo físico. Según Hernán Díaz docente experto en comunicación y salud, el estrés afecta la salud en dos planos: el plano fisiológico y psicológico.

En el plano fisiológico, pude provocar: trastornos cardiovasculares (hipertensión arterial) respiración (asma o hiperventilación) gastrointestinales (úlcera péptica, colitis ulcerosa) sexuales (impotencia, eyaculación precoz, alteración del deseo).

En el plano psicológico, se pueden observar alteraciones como miedos, depresión, fobia, conductas obsesivas, alteraciones del sueño, dificultad para concentrarse irritabilidad y olvidos frecuentes.

Darse un respiro


Desde la mala adaptación social, nos cargamos constantemente de estrés, que produce en nuestro organismo una situación de vulnerabilidad que puede interpretarse como la necesidad que tiene nuestro cuerpo de experimentar la realización de un cambio en nuestra manera de vivir la vida. Se recomienda entonces producir el cambio a partir del control de la ansiedad, valorando los recursos que se tenga para afrontar los desafíos que se consiguen a cada momento.

También, es vital darse un respiro, tomar en cuenta las cosas positivas que se tienen en el presente, intentando en todo momento realizar aquellas actividades que se disfrute hacer que pueden resultar ser algo simple como leer un libro, escuchar música ver una película y si dispone del tiempo suficiente realizar un pequeño viaje.

Sin importar, lo que elija hacer lo importante es regalarse un día para usted, recargando las energías y buscando la motivación necesaria para afrontar los problemas y seguir adelante.

Así aunque muchas veces resulte difícil no sobre cargarse de trabajo y cargas familiares, el respeto a nuestro cuerpo debe ser lo primordial ya que la saturación siempre trae consecuencias negativas, es por ello que en algunos momentos es necesario recordar que la vida es una sola y sobre todo hay que intentar disfrutarla, pese a las dificultades siempre es bueno darse un respiro.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *